Lectura 26 de noviembre

Esclarece la Aurora

 

 

PRIMERA LECTURA

Llevaban grabado en la frente el nombre del Cordero y el nombre de su Padre.
Del libro del Apocalipsis14, 1-3.4b-5

 

Yo, Juan, tuve otra visión: Vi al Cordero, en pie sobre el monte Sion y con Él, ciento cuarenta y cuatro mil personas, que llevaban grabado en la frente el nombre del Cordero y el nombre de su Padre.

 

Y oí un ruido que venía del cielo, parecido al estruendo del mar y al estampido de un trueno poderoso; el ruido que oía era como el de un gran coro acompañado de arpas. Cantaban un cántico nuevo ante el trono, ante los cuatro seres vivientes y los ancianos.

 

Y nadie podía cantar el cántico, fuera de los ciento cuarenta y cuatro mil, que habían sido rescatados de la tierra. Éstos son los que acompañan al Cordero a dondequiera que va; estos son los que han sido rescatados de entre los hombres, las primicias para Dios y para el Cordero; en la boca de ellos no hubo mentira y son irreprochables ante Dios.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 23

 

R/. Dichosos los limpios de corazón.

 

• Del Señor es la tierra y lo que ella tiene, / el orbe todo y los que en él habitan, / pues Él lo edificó sobre los mares, / Él fue quien lo asentó sobre los ríos. R/.

• ¿Quién subirá hasta el monte del Señor? / ¿Quién podrá entrar en su recinto santo? / El de corazón limpio y manos puras / y que no jura en falso. R/.

• Ése obtendrá la bendición de Dios, / y Dios, su salvador, le hará justicia. / Ésta es la clase de hombres que te buscan / y vienen ante ti, Dios de Jacob. R/.

 

 

EVANGELIO

Vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas.
Del Evangelio según san Lucas 21, 1-4

 

En aquel tiempo, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que echaban sus donativos en las alcancías del templo. Vio también a una viuda pobre, que echaba allí dos moneditas, y dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha dado más que todos. Porque éstos dan a Dios de lo que les sobra; pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir”.

 

Palabra del Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *