Lecturas 06 de Mayo

PRIMERA LECTURA
No podían refutar la sabiduría inspirada con que hablaba Esteban.
De los Hechos de los Apóstoles 6, 8-15

Esteban, lleno de la gracia y el poder divinos, hacía grandes prodigios y milagros en el pueblo. Entonces entraron en discusión con él algunos judíos de la sinagoga llamada de los Libertos, junto con otros que venían de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de la provincia de Asia, pero no podían contrarrestar la sabiduría y la fuerza que el Espíritu le infundía al hablar. Por eso sobornaron a unos hombres para que dijeran que lo habían oído decir palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios. Así amotinaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas, y le cayeron encima, lo arrestaron y lo llevaron al Sanedrín. Allí presentaron falsos testigos que afirmaron: “Este hombre no cesa de hablar contra este santo lugar y contra la Ley. Pues nosotros lo oímos decir que Jesús, ese nazareno, destruirá este lugar y cambiará el culto tradicional que Moisés nos dejó”. Todos los que tomaban parte en la sesión del sanedrín fijaron en él los ojos y vieron que su rostro parecía el de un ángel.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 118
R/. Me devora, Señor, el celo de tu templo.

• Aunque los nobles se sientan a murmurar de mí, tu siervo medita tus leyes; tus preceptos son mi delicia, tus decretos son mis consejeros.  R/.
• Te expliqué mi camino, y me escuchaste: enséñame tus leyes; instrúyeme en el camino de tus decretos, y meditaré tus maravillas. R/.
• Apártame del camino falso, y dame la gracia de tu voluntad; escogí el camino verdadero, deseé tus mandamientos. R/.

EVANGELIO
Trabajen no por el alimento que se acaba, sino por el alimento que dura hasta la vida eterna.
Del Evangelio según san Juan 6, 22-29

Al día siguiente de haber dado Jesús de comer a la multitud, la gente que se había quedado en la orilla del lago vio que allí no había estado más que una barca y que Jesús no había subido a ella con sus discípulos sino que ellos se habían ido solos. Después llegaron de Tiberíades otras barcas cerca del lugar donde el Señor había pronunciado la acción de gracias y ellos habían comido el pan. Así que, al ver que Jesús no estaba allí ni tampoco sus discípulos, subieron a esas barcas y se fueron a Cafarnaún a buscarlo. Cuando lo encontraron en la otra orilla del lago, le dijeron: “Rabí, ¿cuándo viniste?”. Jesús les contestó: “Yo les aseguro: ustedes me buscan por haber comido pan hasta quedar llenos, y no porque hayan creído viendo las obras que realizo. Trabajen no por el alimento que se acaba, sino por el alimento que dura hasta la vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre. A Él fue a quien Dios Padre confirmó con su autoridad”. Ellos le dijeron: “¿Qué tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?”. Jesús les respondió: “Pues el trabajo que Dios quiere es que crean en su Enviado”.

 Palabra del Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *