Lecturas 12 De Abril


PRIMERA LECTURA

De los Hechos de los Apóstoles 10, 34a.37-43

En la casa del centurión Cornelio, tomó Pedro la palabra y dijo: “Ustedes ya conocen el acontecimiento, que trascendió a todo el territorio judío y que había tenido su comienzo en Galilea, después del bautismo que predicó Juan: me refiero a cómo ungió Dios a Jesús de Nazaret, llenándolo del Espíritu Santo y de poder. Así pasó Él haciendo el bien y curando a todos los que estaban bajo el dominio del diablo, porque Dios estaba con Él. Y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en Jerusalén. Ellos lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió poder manifestarse, no a todo el pueblo, sino a testigos escogidos previamente por Dios: a nosotros que comimos y bebimos con Él después que resucitó de entre los muertos.

Él fue quien nos envió a predicar al pueblo y atestiguar que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. Todos los profetas dan testimonio de Él, declarando que todo el que cree en Él e invoca su nombre, recibe el perdón de los pecados”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 117

R/. Este es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo. Aleluya.

• Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Diga todo Israel: eterna es su misericordia. R/. • La diestra del Señor es poderosa, la diestra del Señor es excelsa. No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor. R/.
• La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. R/.

SECUENCIA

Presenten los cristianos ofrendas de alabanza a gloria de la Víctima propicia de la Pascua. Cordero sin pecado que a las ovejas salva, a Dios y a los culpables unió con nueva alianza. Lucharon vida y muerte en singular batalla, y muerto el que es la vida, triunfante se levanta. –¿Qué has visto de camino, María, en la mañana? –A mi Señor glorioso, la tumba abandonada, los ángeles testigos, sudarios y mortaja. ¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! Vengan a Galilea, allí el Señor aguarda; allí verán los suyos la gloria de la Pascua. Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia que estás resucitado; la muerte en ti no manda. Rey vencedor, apiádate de la miseria humana y da a tus fieles parte en tu victoria santa.

EVANGELIO

Del Evangelio según san Juan 20, 1-9

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, y vio que la piedra la habían retirado del sepulcro. Entonces se fue corriendo a donde Simón Pedro y a donde el otro discípulo, al que Jesús tanto amaba, y les dijo: “¡Se llevaron del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo pusieron!”. Pedro y el otro discípulo salieron y se fueron al sepulcro. Los dos iban corrían juntos; pero el otro discípulo corrió más que Pedro y llego primero. Se asomó y vio que los lienzos estaban en el suelo, pero no entró. Detrás de él llegó Simón Pedro y entró al sepulcro y vio los lienzos en el suelo, y también el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no junto con los lienzos en el suelo, sino enrollado y colocado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, que había llegado primero al sepulcro, y al ver aquello, creyó. Pues ellos todavía no entendían lo que dice la Escritura: que Él debía resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *