Lecturas 18 de diciembre

Esclarece la Aurora

 

PRIMERA LECTURA

Yo haré surgir un renuevo en el tronco de David.
Del libro de Jeremías 23, 5-8
“Miren: viene un tiempo, dice el Señor, en que haré surgir un renuevo en el tronco de David: será un rey justo y prudente y hará que en la tierra se observen la ley y la justicia. En sus días será puesto a salvo Judá, Israel habitará confiadamente y a Él lo llamarán con este nombre: ‘El Señor es nuestra justicia’.

Por eso, miren que vienen tiempos, Palabra del Señor, en los que no se dirá: ‘Bendito sea el Señor, que sacó a los israelitas de Egipto’, sino que se dirá: ‘Bendito sea el Señor, que sacó a los hijos de Israel del país del Norte y de los demás países donde los había dispersado, y los trajo para que habitaran de nuevo su propia tierra’”.

Palabra de Dios.

 

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 71
R/. Ven, Señor, rey de justicia y de paz.

• Comunica, Señor, al rey tu juicio / y tu justicia, al que es hijo de reyes; / así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres / y regirá a tu pueblo justamente. R/.

• Al débil librará del poderoso / y ayudará al que se encuentra sin amparo; / se apiadará del desvalido y pobre / y salvará la vida al desdichado. R/.

• Bendito sea el Señor, Dios de Israel, / el único que hace grandes cosas. / Que su nombre glorioso sea bendito / y la tierra se llene de su gloria. R/.

EVANGELIO 
Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David.

Del Evangelio según san Mateo 1, 18-24
Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz a un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir: Dios-con-nosotros”. Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandadoel ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *