Lecturas 23 De Febrero


PRIMERA LECTURA

Del libro del Levítico 19, 1-2.17-18

El Señor habló a Moisés y le dijo: “Habla a toda la comunidad de los israelitas y diles: ‘Ustedes serán santos, porque yo, el Señor su Dios, soy santo. No odiarás en tu corazón a tu hermano. Reprende sin vacilación a tu compatriota, y así no serás responsable de un pecado. No te vengarás y no guardarás rencor a los hijos de tu pueblo; sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor’”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 102

R/. El Señor es compasivo y misericordioso.

• Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R/.
• Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; Él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. R/.
• El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; no nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos pagas según nuestras culpas. R/.
• Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles. R/.

EVANGELIO

Del Evangelio según san Mateo 5, 38-48

Prosiguiendo su enseñanza, les dijo a sus discípulos: “Saben que está mandado: ‘Ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo les digo: No opongas resistencia al que te haga algún mal. Al contrario, si alguno te pega en la mejilla derecha, preséntale también la otra; al que te quiera poner pleito para quitarte la túnica, déjale también la capa; y si alguien te obliga a recorrer un kilómetro, recorre con él dos. Dale al que te pida, y no saques el cuerpo al que quiera pedirte prestado. Saben que está mandado: ‘Amen a su prójimo’, sin tener que amar a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen; así llegarán a ser hijos de su Padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos y da la lluvia a justos e injustos. Si aman a los que los aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿No hacen esto también los recaudadores? Si saludan solo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen esto también los paganos? Sean, pues, perfectos como es perfecto su Padre celestial”.

Palabra del Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *