Lecturas 26 de Mayo

Esclarece la Aurora

PRIMERA LECTURA
Señor Jesús, recibe mi espíritu.

De los Hechos de los Apóstoles 15, 1-2.22-29

En cierta ocasión, fueron algunos de Judea a Antioquía y empezaron a enseñar a los cristianos de aquella ciudad que si no se hacían circuncidar, según la costumbre prescrita por Moisés, no se podían salvar. Esto provocó una discordia y una seria discusión con Pablo y Bernabé. Y por eso se resolvió que Pablo y Bernabé con algunos otros subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y los presbíteros sobre el problema. Y allí los apóstoles y los presbíteros, en unión con toda la Iglesia, decidieron escoger a algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Escogieron a Judas Barsabá y a Silas, hombres eminentes en la comunidad. Y con ellos enviaron la siguiente carta: “Los apóstoles y los presbíteros saludan fraternalmente a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia que no pertenecen a la raza judía. Habiéndonos enterado de que algunos de nuestra comunidad, sin autorización nuestra, han ido a inquietarlos y a perturbar los ánimos, hemos decidido unánimemente escoger a algunas personas y enviarlas en compañía de nuestros queridos hermanos Bernabé y Pablo, que han consagrado sus vidas al servicio de nuestro Señor Jesucristo. Les enviamos a Judas y a Silas: ellos les comunicarán de palabra las disposiciones siguientes. El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido, en efecto, no imponerles ninguna otra obligación fuera de lo indispensable. Así pues, absténganse de comer carnes ofrecidas a los falsos dioses, de la sangre, y por tanto de carne que conserve huellas de sangre, y de toda unión carnal prohibida por la Ley. Si se apartan de estas cosas, harán bien. Les deseamos completo bienestar”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 66

R/. Que te alaben, oh Dios, todos los pueblos de la tierra.

• El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación. R/.
• Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. R/.
• ¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga, que le teman hasta los confines del orbe. R/.

EVANGELIO
El Espíritu Santo les recordará todo cuanto les he dicho.

Del Evangelio según san Juan 14, 23-29

En la Última Cena, dijo Jesús a sus discípulos: “El que me ama guardará mis palabras; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Pero las palabras que me escuchan no son mías, sino del Padre que me envió. Les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, será quien se lo enseñe todo recordándoles todo cuanto les he dicho. La paz les dejo, mi paz les doy. Pero yo no doy la paz como la da el mundo. No se inquiete su corazón ni se acobarde. Ya oyeron lo que les dije: ‘Me voy, pero volveré a ustedes’. Si me amaran, se alegrarían de que regreso al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Se lo digo ahora, antes que suceda, para que cuando suceda crean”.

 Palabra del Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *