Lecturas del 21 de Octubre «Fiesta de Santa Laura Montoya»


PRIMERA LECTURA

Con amor eterno de amé.

Del libro de Jeremías 31, 1-7

En aquel tiempo -oráculo del Señor-, seré el Dios de todas las tribus de Israel, y ellas serán mi pueblo. Así dice el Señor: «Halló gracia en el desierto el pueblo escapado de la espada; camina Israel a su descanso, el Señor se le apareció de lejos. Con amor eterno te amé, por eso prolongué mi misericordia. Todavía te construiré, y serás reconstruida, doncella de Israel; todavía te adornarás y saldrás con panderos a bailar en corros; todavía plantarás viñas en los montes de Samaria, y los que plantan cosecharán. “Es de día”, gritarán los centinelas en la montaña de Efraín: “Levantaos y marchemos a Sión, al Señor, nuestro Dios.”» Porque así dice el Señor: «Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el mejor de los pueblos: proclamad, alabad y decid: “El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel.”»

«Palabra de Dios. Te alabamos Señor»

SALMO RESPONSORIAL

Sal 149, 1-9

R/. El Señor se complace en los humildes

Canten al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que se alegre Israel por su Creador, los hijos de Sión por su Rey. /R.

Alaben su Nombre con danzas, cántenle con tambores y cítaras; porque el Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes. /R.

Que los fieles festejen su gloria y canten jubilosos en filas, con vítores a Dios en la boca y espadas de dos filos en las manos. /R.

SEGUNDA LECTURA

Estén siempre alegres en el Señor.

De la carta del apóstol San Pablo a los Filipenses 4, 4-9

Hermanos:
Estén siempre alegres en el Señor; les repito: estén alegres. Que su mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca. Nada los preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, sus peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, ténganlo en cuenta. Y lo que aprendieron, recibieron, oyeron, vieron en mí, pónganlo por obra. Y el Dios de la paz estará con ustedes.

«Palabra de Dios. Te alabamos Señor»

Oh santo Evangelio, fórmula pedagógica de mi gran maestro, cuánto os amo y cómo quisiera llevarte como antorcha sagrada a los últimos lugares o rincones del mundo

EVANGELIO

Has es­condido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla.

Del santo evangelio según san Mateo 11,25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has es­condido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quie­ra revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os ali­viaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y hu­milde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.» «Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús»

Palabra del Señor. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *